20160429 cabezal pagina final

    • Versão Português

Sat19082017

actualizado al09:26:59 PM GMT

Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2010 JoomlaWorks, a business unit of Nuevvo Webware Ltd.
Back Inicio
  • 14-05-2010 Uruguay BIMBO

    Simón y el Oso

    “Bimbo” admite responsabilidad en muerte

    Roger Rodríguez
  • 14-05-2010 Mundo PESCANOVA
    Con Martha Flores

    Grupo Pescanova será acusado ante el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP)

    Con Martha Flores
    La transnacional española responsable de violaciones a los derechos humanos, laborales y daños al ambiente
    En el marco de la Cumbre de los Pueblos Enlazando Alternativas 4, que se desarrollará del 14 al 18 de mayo en Madrid, España, se llevará a cabo una sesión del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), en la que se presentarán acusaciones contra 40 empresas transnacionales con base en la Unión Europea, por violaciones a los derechos humanos, laborales y ambientales en América Latina. Grupo Pescanova es una de ellas.
    Entre 2004 y 2007, el Grupo Pescanova adquirió en Nicaragua las empresas Servicios y Contrataciones SA (SERVICONSA) y Camarones de Nicaragua SA (CAMANICA), y en 2008 inauguró, en el departamento occidental de Chinandega, la planta de procesado y congelación de langostino más grande de América Latina.

    Con una superficie global de 20 mil metros cuadrados y una inversión de 60 millones de dólares, la nueva planta empleará a 2 mil trabajadores permanentes y podrá sacar al mercado 30 mil toneladas de producto anuales, con un facturado por encima de los 100 millones de dólares. 

    Además, el Grupo Pescanova cuenta con un laboratorio de larvas capaz de producir  500 millones de unidades, y una concesión de 5 mil hectáreas marinas dedicadas específicamente al cultivo del camarón en el Golfo de Fonseca.

    Han pasado menos de dos años y ahora el Grupo Pescanova estará sentado en el banquillo de los acusados del TPP.

    Sirel conversó con Martha Flores, miembro del Movimiento Social Nicaragüense “Otro Mundo es Posible”, quien presentará el caso del Grupo Pescanova en la sesión de Madrid.

    -¿Cuáles son las acusaciones contra el Grupo Pescanova?
    -La demanda contra esta transnacional española tiene que ver con tres tipos de violaciones que está cometiendo en Nicaragua: la violación a los derechos laborales y sindicales de sus trabajadores y trabajadoras, la contaminación junto a la destrucción ambiental, y el desplazamiento forzoso de cooperativas y comunidades locales.

    -¿Cómo son las condiciones de trabajo en la planta de Chinandega en Nicaragua?
    -Ya tenemos algunos años de estar investigando al Grupo Pescanova y hemos recogido diferentes testimonios de trabajadores y ex trabajadores. 

    Hay una permanente violación a sus derechos laborales y sindicales. Al mismo tiempo buena parte del personal es contratado y recontratado temporalmente, y así con este sistema  pasa años sin poder gozar de las prestaciones laborales

    No existe libertad de organización sindical y los que intentaron conformar un sindicato fueron despedidos antes de iniciar los trámites en el Ministerio del Trabajo.

    Al mismo tiempo, hay fuertes denuncias por el maltrato que se les da a los trabajadores y por la amenazas de despido.

    Las jornadas laborales son por turnos de 12 horas, sin embargo en temporada alta las metas que pone la empresa son inalcanzables y los trabajadores tienen que prolongar su permanencia en la empresa para poder ganar un poco más.

    También hay serios problemas con las condiciones de seguridad e higiene ocupacional.

    -¿De qué manera se afecta la salud y la seguridad de los trabajadores?
    -El equipamiento de protección es inadecuado, sobre todo para los trabajadores que usan un químico, el metabisulfito, para limpiar el camarón. 

    Aparte, los trabajadores que entran a las 6 de la mañana no tienen tiempo de desayunar en sus casas y recientemente la empresa suspendió la pausa para la merienda. De esa manera hay muchos trabajadores que pasan casi todo el día sin comer y esto está generando muchos casos de gastritis y ulcera.

    Otras denuncias tienen que ver las restricciones para ir al baño, la mala calidad de la comida preparada por la empresa, la fuerte iluminación artificial y la falta de ventilación. Estas condiciones están generando disturbios estomacales, migraña y vértigos en los trabajadores.
    También hay muchos casos de problemas de circulación, varices y dolores de espalda por las extenuantes jornadas laborales siempre de pie y de lesiones por esfuerzos repetitivos (LER). 

    -¿De qué manera la planta del Grupo Pescanova está afectando a las poblaciones locales?
    -Hubo un fenómeno de desplazamiento de las cooperativas camaroneras en la región occidental de Nicaragua. Muchas de ellas están desapareciendo por falta de recursos y crédito y las pocas que quedan están casi obligadas a vender toda su producción a esta transnacional.

    En toda esta situación hay una corresponsabilidad de los diferentes gobiernos que se ha sucedido en el país. Las cooperativas endeudadas tienen que ceder sus concesiones del espacio marítimo y el Estado se las otorga a las transnacionales o a empresarios nacionales, que después hacen negocios con estas empresas.

    En este momento el Grupo Pescanova tiene una concesión de 5 mil hectáreas marinas para poner sus granjas de producción y goza del régimen fiscal de Zona Franca

    -¿Qué delitos ambientales han podido detectar en las actividades del Grupo Pescanova?
    -El problema más grave es la destrucción de los manglares para la construcción de granjas camaroneras. 

    Además de ser grandes receptores de CO2, convirtiéndolos en un elemento importante de mitigación del cambio climático, los manglares albergan muchas especies que son el alimento natural para diferentes tipos de peces. Su destrucción está provocando la extinción de varias especies que son fuente de alimentación y entradas económicas para las poblaciones locales.

    -¿Qué es lo que esperan del TPP?
    -Vamos a presentar la denuncia y esperamos que haya una condena para el Grupo Pescanova y para los gobiernos de Nicaragua, que están obligados a velar por el bienestar de la población. 

    También, vamos a ponernos en contacto con la organización de Chile que acusó al Grupo Pescanova en una pasada sesión del TPP, para intercambiar informaciones y estudiar acciones conjuntas.

     

    Giorgio Trucchi
  • 26-04-2010 Seleccione un país

      Hacia un mundo sin peces

      El problema de la sobreexplotación pesquera reside en la inexistencia de pronósticos realistas durante décadas. Como ejemplo ilustrativo, en 1866, Thomas Henry Huxley, biólogo británico y defensor acérrimo de las teorías darwinistas de la evolución, negó que las capturas pesqueras pudiesen tener un efecto apreciable sobre la abundancia de especies marinas. Huxley, como otros que le sucedieron, descartó el avance tecnológico como factor de riesgo en la explotación de nuestros mares. Pocos aventuraban que tras aquellos barcos de vela decimonónicos surgirían enormes buques como los que hoy esquilman los océanos. Hace más de cien años, la actual situación de las especies marinas era impensable. En la actualidad, la situación de los mares de hace 150 años parece irrepetible.

      El aumento incontrolado de la población mundial es responsable, en parte, de este agotamiento de los mares. El número de capturas de especies marinas ha crecido con el número de habitantes del planeta. Desde los años 60, la población mundial ha crecido más del doble, de 3.000 millones a casi 7.000, y esta situación repercute en la explotación de los recursos que tenemos a nuestro alcance. Si en los ’60 el número de capturas pesqueras representaba unos 40 millones de toneladas anuales, esta cifra se ha transformado en 120 millones en la actualidad.

      A diferencia del número de capturas, la población de las especies marinas no aumenta con el paso de los años. Las poblaciones de peces de consumo cada vez son menores por la proliferación descontrolada de los arrastreros modernos. Cada vez hay más barcos y menos peces. Con sentido común, se puede afirmar que no hay futuro en un modelo en el cual sólo el 20 por ciento de las especies son explotadas con moderación. Ni hay futuro en un modelo en el cual un tercio de las capturas son devueltas al mar, en su mayor número muertas.

      Los medios de captura son ineficaces porque aniquilan especies no demandadas y especímenes que no han llegado a su tamaño adulto. Además, la pesca con pesos, plomadas y redes de fondo puede devastar hábitats marinos, como ya está ocurriendo en el Atlántico Norte, y los caladeros, como el situado frente a las costas del Sáhara Occidental. El empleo de la acuicultura, es decir, la cría de especies en piscinas para su consumo, mejora ligeramente la situación, pero no la soluciona.

      El ejemplo más mediático de la sobreexplotación está protagonizado por el atún rojo. Numerosas organizaciones han denunciado la “alarmante tendencia” al colapso comercial y ecológico de esta especie mediterránea y atlántica destinada, en su mayor parte, a la elaboración de sushi. Se ha demostrado científicamente que si no cambia la situación, el atún rojo está condenado a la extinción. Sin embargo y ante todo pronóstico, los Estados presentes en la última reunión de CITES (Convención del Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) rehusaron la posibilidad de añadir al atún rojo en la lista de especies protegidas. Japón, nación importadora del 80 por ciento del atún capturado, ejerció de lobby y convenció uno a uno a los países firmantes de la convención. Ante estas decisiones, de poco sirve el conocimiento de la situación.

      El atún rojo no es la primera especie propuesta como animal protegido de capturas. Sin ir más lejos, en el último mes, la anchoa del Cantábrico ha vuelto a los mercados de todo el mundo después de cinco años de veda. Ante el peligro de extinción de este preciado pescado, las autoridades internacionales prohibieron su pesca durante un lustro.

      El control de las capturas o la prohibición de pesca de determinados pescados parece ser el único remedio efectivo para salvar los mares del agotamiento. Pero si el modelo pesquero actual no es rediseñado en su totalidad, estas medidas preventivas sólo serán parches temporales a un problema del que somos responsables

      CCS-Miguel A. Sanchez
    • 26-04-2010

        Trabajadores organizados se fusionan en un Sindicato Nacional

        Para fortalecer su organización y capacidad de negociación
        Los sindicatos de tres plantas de la empresa pesquera Diamante, productora de harina y aceite de pescado, decidieron unificarse y constituirse en un Sindicato Nacional.

        Más de un centenar de trabajadores de tres plantas de la pesquera Diamante SA se unieron en aras de fortalecerse como gremio, luchar por las mismas demandas y un mismo Convenio Colectivo. Los sindicatos representan a trabajadores de las fábricas procesadoras de harina y aceite de pescado de Samanco, a 400 kilómetros al norte de Lima,  Supe, a 200 kilómetros al norte de la capital peruana, y Pisco, a 250 kilómetros al sur de Lima.

        “Los trabajadores decidieron que fuera el sindicato de la planta de Pisco el que reformule sus estatutos para convertirse en un Sindicato Nacional. Luego de ese cambio, los trabajadores de los otros dos sindicatos se disolverán para que sus miembros puedan afiliarse a la nueva organización”, explicó Julio Falla, presidente del sector Alimentos, Bebidas y Afines de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP-ABA).

        El sindicato de Pisco es el más antiguo de los tres, y al convertirse en una organización nacional su pliego de reclamos, el que presentará en los próximos meses, también comprenderá las demandas de los trabajadores las plantas de Samanco y Supe.

        “Esta unificación fortalecerá la capacidad de negociación y acción de los trabajadores de la pesquera Diamante, llevarán una sola voz de las tres plantas ante la patronal y CGTP-ABA apoyará de manera decidida este proceso”, señaló Falla.

        La empresa Diamante es considerada líder en el sector pesquero, es una de las más grandes en ese rubro en el Perú, exporta harina y aceite de pescado, y trabaja en este rubro desde 1995. Cuenta con siete plantas a lo largo del litoral peruano, ubicadas en Pisco, Samanco, Supe, Chancay, Callao Ilo y Mollendo.

         

        Fotos: CGTP-ABA

        Julia Vicuña Yacarine
      • 09-04-2010

          Dotarnos de herramientas eficaces para enfrentar la globalización

          -Has sido un observador privilegiado de los últimos tres eventos internacionales de la región, ¿Cuál es tu reflexión sobre lo que viste?
          -Es cierto, participé en los tres encuentros y venimos participando desde siempre, no hay que olvidar que fuimos la primera organización en Argentina en afiliarnos a la UITA (risas).

          Volviendo a tu pregunta, el Seminario Internacional de la Pesca en São Paulo, Brasil, fue una gran experiencia en la que pude conocer más a fondo esa actividad sobre la cual, sinceramente, tenía poca información.

          Parte de las cosas que se dijeron allí, relativas a la explotación intensiva del recurso, al descarte de toneladas de alimento obtenido del mar simplemente porque no es lo que se salió a pescar, entre otras, hacen pensar que el ser humano se enfrenta a su propia destrucción por el agotamiento de los alimentos y del ambiente.

          La Rel-UITA, por su parte, continúa reafirmando sus principios y conceptos de siempre, de trabajar sobre realidades y las necesidades de los trabajadores que siguen siendo imperiosas.

          El capital es cada día más "sin rostro" y acentúa su opción de enfocarse sobre los beneficios para los accionistas de las compañías antes que cualquier otra cosa.

          Este Seminario realizado con la colaboración de la cooperación española y la presencia de representantes sindicales de CCOO, culminó con la importante decisión de concretar la Coordinadora Latinoamericana de Trabajadores de la Pesca y la Conserva.

          -Luego fue el turno del sector lechero en Buenos Aires…
          -Otro impacto personal ante la revelación de cuánta hipocresía existe en nuestro país, donde uno ve a los grupos económicos hablando de que tendremos que importar leche por insuficiencia en la producción, pero en realidad es una falacia que intenta justificar un esquema que tiene al mercado cautivo y saca ventaja de los consumidores y los productores.

          Se dijo que Argentina produce 10 mil millones de litros de leche anuales, 80 por ciento para el mercado interno y el resto se exporta, pero no se produce más porque los productores -la base del sector- están muy mal remunerados.

          Esta Conferencia ha sido realmente todo un éxito para la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA) y para la propia UITA, y una demostración de la capacidad de convocatoria de la Internacional.

          Se puso en la palestra que las necesidades de los trabajadores en los países desarrollados y en los emergentes son prácticamente las mismas. Lo preocupante es que vemos al movimiento obrero europeo como entregado a la suerte inevitable que fijan las grandes empresas y huérfano, pues la socialdemocracia está en un estado de confusión ideológica.

          En nuestra región creo que todavía mantenemos viva la llama de la indignación, aunque empezamos a enfrentar problemas con los trabajadores más jóvenes que, a pesar de que reciben todos los beneficios obtenidos por la lucha de tantos años, se preguntan a menudo para qué sirven los sindicatos.

          En esta Conferencia se logró, además, concretar el propósito de reunir a la industria, los productores, el Estado y los sindicatos, lo que es una muy buena cosa que marca un rumbo hacia el futuro en la actividad láctea.

          Y por si fuese poco, se aprobó andar el camino hacia un Departamento del Sector Lácteo de la UITA, algo completamente inédito en nuestra historia y, sin duda, más que necesario en el marco de la creciente globalización empresarial.

          -Y ahora el IV Encuentro de Unilever…
          -En este encuentro la UITA reafirmó nuevamente sus definiciones estratégicas, y se pudo conocer las fortalezas y debilidades de cada sindicato. Surge la convicción de continuar promoviendo y apoyando los esfuerzos de más y mejor organización, porque, como dice el refrán: "La organización vence al tiempo". Se debe lograr que el capital al menos cumpla una labor social, cosa a la que no está acostumbrado ni es afín.

          Destaco, finalmente, que estos tres eventos profundizaron el trabajo desplegado desde la Internacional, y específicamente desde la Regional Latinoamericana, de concretar y desarrollar coordinaciones continentales y globales por actividad.

          Esta será una tarea ardua, pero sin duda plena de satisfacciones a mediano y largo plazo. El capital continúa concentrándose, acaparando recursos naturales y económicos, los trabajadores y trabajadoras debemos dotarnos de una herramienta adecuada, proporcionalmente eficaz, y la UITA es el marco ideal para lograrlo.



          En Buenos Aires, Carlos Amorín
          Rel-UITA
          9 de abril de 2010

          Carlos Amorín
        • 11-03-2010 Mundo PESCANOVA

          Calvo y Pescanova

          Las cifras de las conserveras gallegas

          Enildo Iglesias
        • 24-02-2010 El Salvador Negociación
          Con María Gómez, del SITIPA-CALVO, El Salvador

          Coordinadora Latinoamericana de la Pesca: la unión para la fuerza

          Carlos Amorín
        • 19-02-2010

            Empresas ricas, trabajadores y trabajadoras pobres

            Informe de CONTRAPECH, de Chile
            Alexis es presidente de la Confederación de Trabajadores Pesqueros de Chile y Ramas Afines (CONTRAPECH), y fue uno de los participantes en el reciente Seminario Internacional de la Pesca y la Conserva realizado en Sao Paulo, Brasil. Lo que sigue es lo esencial del informe que presentó en esa ocasión.

            Refiriéndose a la acuicultura, Cancino señaló que en la cría de salmón, Chile se encuentra alternando de forma permanente entre el primer y el segundo lugar en el mundo. En 2008 la actividad entró en una profunda crisis como consecuencia de la contaminación de los peces con el virus ISA.

            Esto provocó que de los 50 mil puestos de trabajo permanentes se perdieran hasta ahora entre 6 y 10 mil  empleos, y que 2 mil de los 25 mil eventuales quedaran sin este trabajo zafral.

            Se espera que este año continúe la crisis y se pierda la mitad de los empleos que cayeron en 2009, y recién para 2011 se vislumbra una posible recuperación. 

            Los trabajadores y trabajadoras que recuperen su empleo, sin embargo, lo harán desde cero, habiendo perdido los beneficios y derechos acumulados anteriormente.

            El lejano oeste
            En las plantas de salmón el 70 por ciento de la mano de obra es femenina, la mayor parte jefas de hogar. Los enclaves productivos se encuentran ubicados en zonas muy aisladas, casi siempre en islas, de difícil acceso, y las trabajadoras y trabajadores provienen mayormente de las cercanías; en casi todos los casos se trata de personas vinculadas al trabajo agrícola.

            Esta peculiar situación geográfica exige hasta diez o doce horas en lancha para llegar desde el continente hasta el lugar de trabajo, lo que hace que la fiscalización de estas plantas sea extremadamente difícil.

            Muchos patrones se aprovechan de esta situación para imponer condiciones de trabajo extenuantes e insalubres, como jornadas de 12 y 14 horas y salarios muy bajos.

            Los trabajadores y trabajadoras que recuperen su empleo, sin embargo, lo harán desde cero, habiendo perdido los beneficios y derechos acumulados anteriormente.

            Cancino remarcó que en 2008 una suerte de pequeño tsunami costó la vida de cuatro trabajadores.

            Con respecto a la afectación al medio ambiente, expresó que como la materia fecal del salmón es muy rica en fósforo la microvegetación del lecho marino se ve seriamente afectada, al punto de prácticamente desaparecer. Se estarían buscando soluciones técnicas a esto.

            Remarcó que las concesiones son a 25 años, y que la ley establece que cada tres años el lugar de cría debe ser trasladado dentro de la concesión.

            También subrayó la discrepancia de los sindicatos con un artículo de la referida Ley de Pesca que establece que en caso de persistencia de persecución sindical la planta será cerrada. La esencia de la discrepancia radica en que para las organizaciones sindicales estos aspectos deben estar regidos por el Código del Trabajo y no por una Ley de Pesca.

            El futuro hipotecado
            Informó también que los estándares ambientales adoptados por Chile en esta actividad son los mismos que los más exigentes a nivel internacional, pero que en la práctica estos parámetros se han rebajado. Anunció que probablemente las próximas generaciones sufrirán las consecuencias del individualismo que campea en la actualidad.

            Destacó que en Chile el desempleo es del 8,9 por ciento y que en la región la pesca exhibe un paro que oscila entre el 14 y el 16 por ciento, y que probablemente llegará este año al 20 por ciento.

            Reconoció que los sindicatos no han trabajado suficientemente esta actividad, y que aunque existen algunos dirigentes, la gente debe priorizar su trabajo y dedicarse a las tareas sindicales en el escaso tiempo libre que le queda, superando incluso las dificultades geográficas de la zona.

            Con respecto a los trabajadores artesanales, Cancino informó que ellos denuncian que el salmón ocupa sus caladeros, pero en su opinión no tienen razón. Las empresas, incluso, responsabilizan a algunos de estos pescadores que depredarían ilegalmente los criaderos de salmón causando pérdidas que en 2008 alcanzaron los 25 millones de dólares. Su conclusión es que en Chile los pescadores artesanales están bien cuidados.

            Pérdida de recurso pesquero en Chile: sobreexplotación y cambio climático.

            Sobre las plantas conserveras Cancino comentó que están muy aisladas entre sí. El trabajo es por temporada hasta que se acaba la captura a procesar, lo que dificulta mucho la consolidación de las organizaciones sindicales. La mayor parte de la mano de obra de estas plantas es femenina. 

            La caída del precio del dólar ha perjudicado a estas empresas. En 2000 había en la Federación siete plantas conserveras, de las cuales dos han cerrado temporalmente. 

            A pesar de que las empresas ganan muchísimo dinero, acotó Cancino, los salarios en toda la actividad son muy bajos, y son iguales para hombre y mujeres. “La Rel-UITA apoyó el trabajo sindical en la actividad durante dos años consecutivos, y eso ayudó. Incluso –expresó- llegamos a hacer una huelga que duró 30 días”.


            Atomización sindical
            Las negociaciones son normalmente cada dos años y por empresa. No existe la negociación por rama. Cancino explicó que si existiera, habría que enfrentar el problema de la atomización sindical para definir una representación común.

            En relación con la pesca industrial, el presidente de la CONTRAPECH reportó que se captura sobre todo sardina y anchoa. Subrayó que existen serias dificultades con la merma del recurso, y citando el caso del jurel explicó que la industria apenas llegó a capturar el 60 por ciento de la cantidad autorizada. 

            El cambio climático sería el principal responsable de esta crisis ya que mantiene el agua oceánica a una temperatura por encima de la normal.

            Carlos Amorín
          • 18-02-2010

              De la retórica a la acción

              -¿Cómo analizas el Seminario?
              -Personalmente fue una experiencia muy satisfactoria pues me permitió ver la realidad de una actividad desconocida para mí. Pertenezco a una ciudad, Bahía Blanca (Argentina), que tiene un puerto estratégico en la región y actualmente los pescadores artesanales están atravesando problemas de los cuales yo no tenía idea, por lo que desde el punto de vista personal fue muy positivo. 

              El análisis de la situación de los trabajadores pesqueros que se describió en el Seminario, nos brindó un panorama de la profunda crisis que se está viviendo como consecuencia del sistema depredador que está acabando con los recursos naturales. En Argentina el 90 por ciento de la pesca se exporta, y se estima que por la falta de controles y la ambición desmedida de los “nuevos piratas” que asolan nuestras costas, en los últimos 20 años los adultos reproductores de la merluza se redujeron en un 70 por ciento. ¡Un disparate!

              También se observó que las condiciones de precariedad laboral son similares en los diferentes países de la región, y como el agotamiento de los recursos pesqueros, ello se debe a los niveles de explotación a los que también se exige a la gente. Una vez más, y no nos cansamos de decirlo, está demostrado que el uso de las tecnologías al servicio exclusivo del sistema capitalista, degrada tanto al mar y sus recursos como la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras de ese sector. 

              Un sistema, además, que no duda en gastar miles de millones en el salvataje de bancos e instituciones financieras pero, entre otras cosas, deja de lado a millones de hambrientos del mundo mientras despilfarra y depreda el recurso pesquero sin ningún control.

               

              En los últimos 20 años los adultos reproductores de la merluza se redujeron en un 70 por ciento. ¡Un disparate!

              -Desde el punto de vista de dirigente sindical, ¿qué análisis te merece?
              -Es muy positivo que se consolide el reconocimiento por parte del movimiento sindical del proceso de globalización de las políticas empresariales, y que se profundice la conciencia de que debemos generar alianzas entre los trabajadores y trabajadoras para enfrentar esa globalización; esto es algo, sin dudas, muy importante.

              Lo que también quedó claro en este encuentro es que la Rel-UITA es una de las herramientas que tienen los trabajadores para pasar de la retórica a la acción, y contribuir en la defensa del recurso pesquero y la promoción del trabajo decente en este sector.  

              Es inminente coordinar acciones que apunten a mejorar las condiciones tanto de los trabajadores y trabajadoras, como de los propios recursos naturales, y este encuentro ha sido el primer paso.

              Amalia Antúnez
            • 12-02-2010 Seleccione un país

                "Hoy logramos una vieja aspiración"

                Gerardo Iglesias

              Pág. 412 de 414

              20170811 mcdonalds elmuro